Bienvenid@s al Nemeton Imbas
La Naturaleza es Buena



Druidismo es una religión de la mente, del corazón y cuerpo. A través de nuestra mente que aprendemos la antiguo sabiduria,  la visión y el arte. A través del corazón entendemos a nuestros semejantes, y lo conectamos con el mundo. A través del cuerpo, experimentamos la alegría de la vida.

El druidismo se entiendo a través de la virtud, la meditación y la sintonía con la tierra, nos abren el corazón. Al conocer la tierra y la celebración ritual, involucramos a nuestros cuerpos en lo espiritual.

El druidismo trabaja como una forma de práctica espiritual que habla a tres de nuestros más grandes anhelos: ser totalmente creativo en nuestras vidas, para estar en comunión profunda con el mundo de la naturaleza, y para tener acceso a una fuente de de profunda sabiduría. Cada uno de estos anhelos proviene de un aspecto diferente de nosotros mismos que podemos personificar como cantante, el chamán y el sabio. En el druidismo, enseñanzas bardicas ayudan a nutrir el cantante, el artista o el narrador dentro de nosotros: el yo creativo; enseñanzas ovates ayudan a fomentar el chamán, el amante de la naturaleza, el sanador dentro de nosotros, mientras que las enseñanzas druida ayudan a desarrollar nuestra sabiduría interior : el sabio que habita dentro de cada uno de nosotros.

En lugar de ser una religión organizada, el druidismo ofrece un camino de vida personal e individual que puede formar parte de una vida urbana moderna con la misma facilidad como la vida rural. Nos conecta instintivamente con las energías vivificantes de la tierra.

¿Qué es el Druidismo? Un camino espiritual, una forma de vida, una filosofía, el druidismo es todo esto … druidismo hoy está vivo y bien, y ha migrado todo el mundo formando una maravillosa red de personas que acaten y respeten la Tierra y el sagrado derecho a la vida de todo lo que es parte de la Tierra. Como un gran árbol alimento dibujo a través de sus raíces, el druidismo atrae la sabiduría de su herencia ancestral. Hay un dicho en el druidismo que “el gran árbol prospere en las hojas que echa a la tierra ‘. Druidismo hoy no pretende presentar una reproducción del pasado, él está produciendo bastante el crecimiento de una nueva temporada.
Druidismo no es un camino complicado. Puede incluso no ser un camino. Apreciando que implica reorientar a sí mismo por lo que uno puede acercarse a lo misterioso, lo femenino, las artes, tanto estéticos y esotéricos, de lejos que nos permite dejar de lado nuestras suposiciones y presunciones acerca de la vida y en su lugar nos lleva, como en una ceremonia druida, alrededor del círculo de nuestra vida hacia el punto de quietud en el centro de la cual es a la vez nuestro Verdadero Yo y el.

Druidismo es así. Viene a usted por sorpresa, como un manantial tranquilo manaba de una colina, o un nuevo helecho se desarrolla lentamente de debajo de las hojas viejas en primavera.

El Druidismo un camino espiritual, filosófico y religión. El camino y definición dependerá de cada persona y su libre elección.

Como camino espiritual y filosófico, el Druidismo es una filosofía que encuentra sus raíces en la naturaleza misma, que busca la conexión del individuo con la tierra, el cielo y el mar, los tres reinos de la cosmovisión celta. Es un camino de reflexión sobre las preguntas que surgen en nuestra mente y espíritu, tratando de encontrar las respuestas y el crecimiento personal en la sabiduría y enseñanzas celtas, es sus tradiciones y folklore, su mitología y sobre todo, en las lecciones que la naturaleza misma como un ente vivo y radiante nos puede dar.

Como Religión, nos enseña que existe una fuerza vital que se expresa en todos nosotros. Esta fuerza (el Imbas , “Espíritu Fluído”) está presente en los seres humanos, en los animales, en las plantas, y en las fuerzas de la Naturaleza. En ningún momento perdemos nuestra naturaleza divina, ni siquiera cuando morimos. Por lo mismo, no se nace con un pecado original o se busca la salvación, no hay cielo o infierno. Al ser nosotros mismos parte de la divinidad, reconocemos nuestro valor, y al aceptar la divinidad de nuestro ambiente, surge un profundo respeto por este.

Como Forma de Vida (Ética), no busca que nos comportemos “bien” por temor a un castigo. Al contrario, aprendemos a discernir entre lo bueno y lo malo a través de nuestro propio aprendizaje. Al formar parte de una misma divinidad, el bien que hacemos nos lo hacemos a nosotros mismos. El mal que hagamos a nuestro ambiente o a los demás solo nos dañará a nosotros. La Ética druídica se funda en 3 principios: El Conocimiento, la Naturaleza y la Justicia.

El Druidismo es un camino espiritual sin dogmas y una religión sin jerarquías, no existe un único camino Celta, ni existe una única definición, esta variará de acuerdo a cada persona y como esta viva su espiritualidad. El Druidismo es un camino vivencial, que no puede ser plenamente entendido si no se vive.

© 2019 Bienvenid@s al Nemeton Imbas

41549